Salmo 91

INTRODUCCIÓN

-Este es uno de los salmos que nos brindan esperanza y confianza en el Dios que mueve nuestra fe. Es muy útil para cada creyente

explorarlo en detalles y así encontrar toda la fuente de información que el Señor nos dejó a través de los escritos de este salmista.
Para identificar cada parte del mismo, le pondremos un subtítulo por cada sección que nos detengamos a escudriñar.
La protección divina (vs. 1-2)

-Habitar bajo la sombra del omnipotente es estar protegidos del calor destructivo; de ese fuego no santo que destruye nuestras vidas.

Así como en la ilustración física de la sombra de un árbol que la recibe solo aquel que se sitúa en la posición correcta, la sombra divina
la disfrutará quien habite al abrigo del altísimo.

-El abrigo también nos da la imagen de algo que nos protege del frió molestoso que nos puede hacer daño. Así estarán satisfechas

nuestras necesidades y estaremos protegidos por Dios en toda época del año, en todo tiempo.

-También es muy importante nuestra declaración. Esto tiene que ver con nuestra identificación con el Altísimo. No es solamente decir:

“yo sé que Dios existe y ama a todos por igual” La Biblia es bien clara y dice  cosas como:
“A los que le recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (JUAN 1:12)
“Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo”
(ROM
10: 9)

El peligro escondido y la amenaza de destrucción (vs. 3)

-El lograr librarnos de las influencias y acciones de otros es algo importante; pero aún más lo es cuando podemos librarnos de peligros
que muchas veces no alcanzamos detectar. Hay muchas influencias negativas en nuestra atmósfera contaminada. Nuestros enemigos
espirituales siempre tratan de destruirnos, pero se mantienen enmascarados para que les sea posible engañarnos.

-Aquí el Señor nos promete una defensa segura contra el ambiente pestilencial. Esto nos será posible cuando llevemos con nosotros

una atmósfera defensiva dentro de un clima destructivo que necesariamente debemos enfrentar. Cuando los seres humanos hacen
operaciones en lugares de contaminación o atmósferas no habitables para ellos, usan caretas antigaces para poder respirar sin
dificultades. El creyente que este bajo la sombra del Omnipotente llevará consigo la atmósfera celestial en medio del ambiente
contaminado por el pecado.

Protección de un Padre amoroso (vs. 4)

-Esto me transporta rápidamente a pensar en una gallina con sus pollitos, que ante alguna presencia amenazadora, cubre a sus
polluelos con sus alas; y si alguien insiste en acercarse, lo picotea fuertemente demostrando celo y cuidado por sus crías. Pero si el
atacante llega de forma improvista, el pollito que esté lejos de su madre correrá un gran peligro, aunque su madre está siempre
dispuesta a protegerle.

-El lugar más seguro para nosotros que somos criaturas débiles es “debajo de sus alas”, donde Él nos pueda cubrir con sus plumas.

Este Padre amoroso y perfecto nos ofrece esta protección divina que nadie podrá violar. Permaneciendo en su verdad nos será escudo
y protección. La versión revisada de Reina-Valera del 1960 lo traduce “escudo y adarga” que nos dan una mejor imagen de esta
protección, porque nos habla de su defensa, pero también de su poder ofensivo. Junto a nuestro Dios no temeremos aunque estemos
en medio de situaciones difíciles donde parezca que nuestro enemigo está ganando terreno.

Sueltos por las noches (vs. 5-6)

-Muchos de nuestros enemigos se encuentran a sus anchas por las noches. De día pierden su soberanía, pero la recobran con la
llegada de la oscuridad. Aquí el salmista los resume a todos llamándolos “pestilencias que andan en oscuridad” Estas afectan a los
seres humanos como gas fatal, merodeando para encontrar un lugar donde desarrollarse. (MAT 12: 43-45)
-Estas pestes se pueden apoderar de nosotros cuando estamos deprimidos, o cuando somos pesimistas con sentimientos de
incapacidad. Por el día nos podemos sentir radiantes y fuertes, pero tras la puesta del sol se oscurece nuestra mirada y la oscuridad
alcanza nuestras almas. En Jehová encontraremos siempre protección.

-También se pueden apoderar de nosotros cuando nos desplazamos hacia los lugares donde las tinieblas tienen su fuente de energía,

a esos lugares donde ellos tienen completa libertad. ¿A que hora trabajan? las:
a) Discotecas
b) Las casas de sexualidad
c) Las programaciones eróticas y pornográficas
d) Los bares y cantinas (su horario más frecuentado)
¿En que horario obtienen ellos sus mayores ganancias?
¿Cómo entonces escaparemos de estos terrores ¿
-El salmista nos dice “morando bajo la sombra del Omnipotente”

Peligros cercanos (vs. 7-8)
-Aclarado está en estos versículos que también hay peligros que nos están muy cercanos. Dice que “caerán a tu lado....y a tu
diestra” La diestra significa el lugar de confianza, un lugar especial. Por eso Jesús está sentado “ a la diestra del Padre”. Esto
entonces nos indica que hasta en las personas en las que confiamos podemos tener fuentes de peligro para nuestras vidas. Debemos
contar también que si traicionaron al mismo Jesucristo, que esperaremos para nosotros. Es una realidad, puede existir algo bien
cercano a nosotros que quiera derribarnos. El Apóstol Pedro también describe a nuestro adversario alrededor nuestro buscando a
quién devorar.

-Pero aún en un medio hostil, tu y yo podemos vivir con la plena seguridad de que caerán todos esos que nuestro mal desean, y los

miraremos con nuestros propios ojos para constatar la protección de nuestro Dios. Nos conviene mucho ciertamente andar por la
senda correcta.

¿Vives allí o andas de paso? (vs. 9)

“Porque has puesto al Altísimo por tu habitación” Hay traducciones que ponen “porque has puesto al Altísimo por tu refugio” pero
esta palabra habitación da un sentido más completo porque nos conduce a un hogar o morada, a un lugar mucho más íntimo y donde
hay una atmósfera más agradable.
-Cualquiera puede comprarse una casa con dinero, o hasta un edificio lleno de apartamentos, pero no se puede obtener un hogar del
mismo modo. El hogar representa una atmósfera indescriptible, algo que en palabras no se puede definir. Es una comunión delicada
que escapa de la expresión de nuestro lenguaje.

-Nuestro Dios promete ser este hogar para sus hijos. Un lugar de una libertad deliciosa cuya simplicidad misma es su defensa. Lugar

donde podemos disfrutar de las riquezas que proporciona esta relación familiar con Dios. Hay muchos que no han establecido aún un
hogar espiritual y por consiguiente no gozan de esta dulce comunión con el Altísimo. Para ellos él es a lo máximo un refugio temporal.
Su creencia los lleva a usar al Señor como una especie de paraguas  que se usa solo cuando está lloviendo, o cuando el sol nos está
azotando muy fuertemente. Cuando todo va bien se vuelven a alejar tranquilamente, no permanecen junto a él. Estos no son más que
visitantes en tiempo de tribulación, la comunión con Dios no es su hogar.

-Hay otros que son asiduos visitantes. Religiosos que expresan su devoción en el templo periódicamente, pero tampoco viven allí con

el creador. Viven una relación de conocidos que se brindan afecto al encontrarse, pero que no están juntos. Estos también se están
perdiendo la herencia real.

-Pero la palabra nos aclara cuantas riquezas tendrán aquellos que tienen al Dios vivo por habitación. El mismo Señor Jesús nos hace

ver que sin él nada podemos hacer. Fue por esta razón que Dios decidió dejar de habitar en templos hechos por manos de hombres,
para tener su habitación en nuestros corazones. Por eso Cristo constituyó a su iglesia como su propio cuerpo, como su esposa; para
que vivamos diariamente en este ambiente de intimidad refrescante. El Todopoderoso se acerca a sus criaturas para que alcancemos
toda bendición, no deberíamos despreciar tan grande amor.
Enemigos destructores (vs. 10)

-El insecto que transmite una plaga es algo molesto, muchas veces no se sabe dónde está y que es lo que hace. Aunque se hace

muchas investigaciones para detectarlos y eliminarlos, ellos siempre andan ocultos para así poder hacer daño. Así hace también el
pecado. Tenemos conocimiento del él y lo peligroso que es, pero muchas veces no logremos detectarlos. En ocasiones no sabemos
nada de su existencia en nosotros y nos están devorando ferozmente.

-En el imperio británico se efectuó una convención para analizar una campaña contra insectos destructivos de las peores plagas que

estaban afectando a la humanidad. Lo interesante es que todos los informes coincidieron en que la mejor defensa  contra esas pestes
destructivas es la salud exuberante de las plantas. Las plagas merodean buscando las plantas más débiles  y enfermizas  para allí
hacer sus estragos. Cuando no están en forma por falta de atención o por descuido, son material propicio para que los insectos crucen
sus fronteras y se adueñen de su campo.

-Así es la enseñanza de la palabra de Dios sobre el bienestar de nuestras almas.

(MAT 12: 43-45) La mejor defensa contra nuestros enemigos secretos y mortíferos la constituye nuestra salud espiritual. Cuando
seguimos sus instrucciones y estamos bien atentos, el torpe invasor no podrá cruzar nuestras fronteras y tendrá que alejarse de
nosotros por falta de provisión.

¿Cuál es el método efectivo para cuidar nuestra salud defensiva?

-El salmista ya nos informó desde el principio que “El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente” Esta
sombra es mortal para esas plagas, allí no pueden vivir ni respirar. En Dios encontramos nuestra seguridad.
Guardianes reales (vs. 11-12)

-Estos versículos se cumplieron en la vida de Jesús (JUAN 1: 51) (MAT 4: 11) y fueron citados también por Satanás  cuando tentó al

Señor en el desierto (LUC 4: 9-10) También las sagradas escrituras dan una promesa similar para cuantos esperan el Jehová
(SALM 34: 7) Este ángel de Jehová, citado literalmente “mensajero de Jehová” es Dios mismo protegiendo a los suyos. El se puede
manifestar en nosotros haciendo que experimentemos su presencia de manera sensible.

-Aquí sin embargo, se hace mención de los ejércitos celestiales enviados por Dios con la misión de ejecutar sus ordenes y proteger a

sus fieles (HEB 1: 13-14) Ellos guardan nuestros caminos y no nos dejarán tropezar cuando nos decidimos a que el Altísimo sea
nuestra morada en todo momento.
Ej. Daniel (DAN 10: 11-13, 20-21)
Protección contra toda clase de enemigos (vs. 13)

-El escritor inspirado por el Espíritu de Dios nos da cuatro imágenes con respecto a los peligros que asechan nuestras vidas, y nos

asegura que venceremos sobre cada uno de ellos.

1. El León

Es el animal conocido como el rey de la selva. Con su melena atractiva ataca a sus presas con un fuerte rugido, impresionándolas de
tal manera que las deja inmóviles del miedo y así les gana en tiempo.
Representa para nosotros esos peligros en nuestras vidas que identificamos claramente y nos asustan dejándonos inmóviles y sin
fuerza. Sobre estos leones Dios nos asegura la victoria.

2. El Áspid (la víbora)

Algunas traducciones generalizan la víbora, pero la que literalmente usa el Áspid es más clara. Esta es una especie de serpiente muy
pequeña y del mismo color de la tierra. Es muy venenosa y su mayor peligre consiste en su enmascaramiento, porque no es fácil de
detectar.
Nos representa aquellos peligros que no logramos identificar. Nuestros astutos enemigos se enmascaran en muchas ocasiones para
poderse llegar a nosotros y hacernos daño. Pero estos también los lograremos pisotear.

3. El cachorro del león.

Siguiendo la imagen del león, este cachorro es un rey de la selva en potencia. Es solo cuestión de tiempo para que llegue a ser tan
peligroso como su padre.
Nos habla de aquellos peligros que se están gestando en nuestra contra. Ahora parecen inofensivos y hasta tal vez podamos jugar con
ellos, pero es solo cuestión de tiempo que constituyan algo realmente dañino. La defensa de nuestro Dios también es preventiva. Si
nos decidimos solamente por él, nos ayudará a destruir a estos enemigos en el momento mismo que se están formando.

4. El dragón

Es producto de la imaginación. Son ficticios y mitológicos. Pero aunque no existen, trastornan las mentes y rigen la vida de muchas
personas.
Constituyen aquellos peligros que solo enfrentamos en nuestras mentes. Muchos de ellos son solo dardos mentirosos lanzados por
nuestro adversario, que es especialista en eso. Aunque no son realidad, destruyen, esclavizan y devoran a muchas personas. También
sobre estos tenemos la defensa efectiva de nuestro Señor.

Defensa en las alturas (vs. 14)

-El amor es aquello que debería regir nuestras vidas, algo de lo cual no nos podemos desligar. Si ponemos este amor en Dios, él
promete que seremos librados. Una libertad tal que nos a las alturas. Salomón escribió un proverbio que dice que “el camino de la vida
es hacia arriba al entendido” (PROV 15: 24) El único escape a muchas cosas es la altura. Si nos enfrentamos a ellas a su mismo nivel
estaremos perdidos. Ej. Inundaciones, gases peligrosos
-Satanás por sus transgresiones fue lanzado del cielo para abajo, nosotros en contraste y por gracia hemos sido elevados al reino de
Dios (COL 1: 13) El no tiene más poder sobre los que han sido levantados en Cristo.

-El secreto sigue siendo la comunión continua con el Señor. Muchas veces se nos recomienda la armadura de Dios que Pablo nos

describe en Efesios; pero a veces se nos olvidan estas alas. Nuestra concentración mayor debe ser en nuestro Dios y Salvador, y no
en nuestros enemigos. Amarle siempre y esperar en él, nos levantará como las Águilas, volaremos y no nos cansaremos.
Una puerta que siempre está abierta (vs. 15)
Aquí Dios toma la palabra en los escritos del salmista y nos asegura “me invocará y yo le responderé” Si él es nuestra habitación, no
correremos el riesgo de no ser escuchados. Aún en la angustia, de la cual todos tenemos experiencia que contar, nos dice que estará
con nosotros para librarnos. Nuestro Señor Jesucristo nos dijo que en este mundo tendríamos aflicciones, no serán quitadas de aquí
por ahora, pero bajo su sombra seremos librados porque él venció todas esas cosas.
Viviendo en la abundancia de Dios (vs. 16)

-No debe existir ninguna duda de que seguir a nuestro Dios representa el recibir un grupo muy amplio de promesas fieles de su parte.

El hombre conoce muy bien sus limitaciones sus necesidades. Dios mismo nos está asegurando que seremos saciados de una vida
abundante en toda la expresión que representa. Hemos sido privilegiados en que nos ha mostrado su salvación. Hoy sabemos que
envió a su Hijo para ello. El también nos dijo que vino para que tengamos vida, y esta en abundancia.

-Un día le veremos cara a cara y estaremos con él eternamente. Pero desde ya le podemos agradeciendo por su bendito amor.


“Gracias Señor por entregarnos tu salvación con tantas hermosas promesas”

Amén.